Volver a Grupos

LOS SHAKERS

Por Daniel R. Caruncho.

Solo el peculiar acento a la hora de cantar en inglés hace que nos planteemos, al escuchar un disco de estos uruguayos, si realmente no se trata de una obra de los Beatles...

Esta es la breve historia de uno de los combos sudamericanos mas influyentes de la época: Los Shakers.

Los hermano Fattoruso, Hugo y Osvaldo, estaban entregados de pleno al mundillo de la música, y se dedicaban a ir de club en club a finales de los cincuenta y principios de los años sesenta. Esta pasión por la música (sobre todo el jazz y el rock) les llevó a conectar con otros dos precoces músicos, Roberto "Pelín" Capobianco y Carlos "Caio" Vila.

Después de quedar impactados por la película A Hard's Day Night de los Beatles, los cuatro decidieron que era la hora de tomarse en serio esto del pop... Y así nacían los Shakers: Osvaldo se encargaba de la guitarra rítmica, Caio de la batería, Hugo los teclados y guitarra solista, mientras que Pelín se convertía en el bajista.

Los Shakers empezaron a emplearse a fondo en los pubs y clubs de Montevideo, granjeándose una gran popularidad. Tanto la estética como la música eran 100% beatle: flequillos, trajes negros y pegadizas melodías hacían olvidar que se trataba de un grupo uruguayo, no de las orillas del Mersey. El gancho del combo fue captado por representantes de la poderosa EMI, que se apresuraron a ofrecerles un contrato.

Así pues, a principios del 65 aparecía el primer sencillo de la banda en el sello Odeon (filial bonaerense de EMI), "Rompan Todo" ("Break It All"). El disco sería un éxito total, que provocaría la irrupción de la shakermania en Argentina y Uruguay.

El siguiente 45" fue una versión de un tema de Del Shannon, "Keep Searching", y se publicaría mientras la banda hacía las maletas y se instalaba en Buenos Aires. A mediados del 65 aparecía el primer Lp, titulado simplemente Los Shakers. Los doce temas que conformaban el vinilo permanecen como una auténtica maestra de buen beat, una obra superior a muchas de las publicadas por grupos británicos. Todos los temas (excepto "Thinking") estaban firmados por los hermanos Fattoruso, capaces de componer joyas como "Don't Aske Me Love" (con un efectivo uso del koto, instrumento japonés), "Everybody Shake" o "Give Me".

El Lp arrasó en las listas y propició una exitosa gira por toda Sudamérica. A principios de 1966 el sello Audio Fidelity de Nueva York decidió probar suerte publicando en el país de la Coca Cola el Lp Break it All, que contenía temas regrabados ya aparecidos en el Lp de Odeon, además de espléndidos singles como "Don't Disturb" o "Break It All". Publicado solamente en estéreo, el Lp no consiguió cumplir las expectativas. Esto, unido a la negativa de la banda a dar giras por los Estados Unidos (básicamente por miedo a hacer el ridículo por no dominar el idioma) hizo que la shakermania no pasara de Sudamérica.

A finales de 1966, después de algunos exitosos sencillos (las versiones de "Yellow Submarine" y "Michelle", "Let Me Go", "Hallelujah", y "Never Never"), apareció el segundo larga duración del grupo para Odeon, el genial Shakers For You. El disco seguía mostrando la poderosa influencia de los Beatles, pero hacía gala también de experimentaciones con la samba y la bossa nova (apreciables por ejemplo en "Waiting"). Temas como "Let Me Tell You", "Do Not Disturb", "Smile Again" o "I Hope You'll Like It" (donde se empleó la técnica "Harrisoniana" de invertir el sonido de las guitarras).

Después de rodar un par de películas en la onda de A Hard's Day Night y Help!, los Shakers seguían apostando por la experimentación en sencillos como "Adorable Lola", con influencias brasileñas. Ya en 1968, aparecería el tercer y último Lp: La Conferencia Secreta del Toto's Bar. Bebiendo de Sgt.Peppers, los Shakers apostaban por una música menos comercial que en los anteriores trabajos. Así, las ventas fueron discretas, si bien la calidad de esta obra conceptual era bastante superior a la de los trabajos anteriores. "BBB Band", "On A Tuesday I Watch Channel 36" o "Higher Than A Tower" demostraban todo el genio compositivo de los hermanos Fattoruso, capaces de melodías que bien podrían haber sido firmadas por Lennon y McCartney.

Tras la disolución de la banda, los hermanos Fattoruso publicarían un Lp en el 69 (La Bossa Nova de Hugo y Osvaldo) de marcadas influencias brasileñas, para luego trasladarse a los Estados Unidos. Por su parte, Pelín y Caio intentarían resucitar a los Shakers (con la ayuda de los dos hermanos del bajista) con la publicación de In The Studio Again en 1971. Como era de prever, la iniciativa fracasó, así como la creación en 1981 de Hugo y Osvaldo de los "Otros Shakers".

Canciones Recomendadas: Always You / BBB Band / Don't ask me love / Everybody Shake / Give me / Got any money / Never Never Never / Rompan todo / Espero que les guste / Smile again / The Shape of a rainbow / Don't Disturb / On A Tuesday I Watch Channel 36 / Higher Than A Tower.