Volver a Grupos

THE MUSIC MACHINE

Por Yolanda Giménez Rubio.

The Music Machine es uno de esos grupos que el tiempo se ha encargado de dar la relevancia que merecen, ya que, aunque en su día no tuvieron la repercusión que por la calidad de sus temas hubieran debido, con el paso de los años multitud de bandas los han mencionado como su más directa influencia.

Fueron muchos los grupos de garage que en los 60 consiguieron alcanzar un rápido reconocimiento entre el público adaptándose a las modas imperantes para caer finalmente en el olvido, y algo así se esperaba de los Music Machine, sobre todo en Gran Bretaña donde tan sólo publicaron un puñado de singles, sin embargo la calidad de éstos así como la fidelidad del grupo a su propio estilo consiguió, no solo que sobrevivieran a las idas y venidas de las modas sino que en la actualidad el interés que suscitan siga tan vivo como allá por 1966 cuando alcanzaron el éxito con Talk Talk, muestra de ello es la reciente gira europea con la que han cosechado excelentes críticas o la multitud de recopilatorios que proliferan con los mejores temas de la banda.

El origen de Music Machine hemos de buscarlo en el alma mater del grupo: Thomas Harvey (Sean) Bonniwell, nacido en Los Angeles, en 1940. Bonniwell comenzó su carrera musical como la mayoría de los músicos a principios de los 60, es decir, en un grupo folk, llamado The Wayfarers, de vocalista, grupo éste con el que llegó a publicar 3 LPs y algunos singles para el sello RCA.

En 1965 Bonniwell decidió dar un giro a su carrera e intentarlo con algo más arriesgado, para ello se hizo acompañar del que hasta entonces había sido batería de The Goldbriars, y de Keith Olsen (bajista), a quienes había conocido en los circuitos folk. Se hicieron llamar The Ragamuffins y su repertorio consistía en una mezcla de temas propios junto a versiones de éxitos del momento, pero cinco meses después de su formación decidieron cambiar nuevamente de trayectoria, y también se incorporaron nuevos miembros: Mark Landon (guitarra) y Doug Rhodes (teclados), pasando a llamarse The Music Machine, dejaron de lado las versiones y se centraron en la composición de sus propios temas, así como en el desarrollo de su propio estilo personal que acabaría identificándoles.

Este estilo personal comenzaba por una apariencia estética muy cuidada, creada por el propio Bonniwell, quien estableció que la imagen del grupo debía diferenciarles del resto de bandas con sonido similar, para ello decidió que todos los miembros del grupo tenían que vestir rigurosamente de negro y lucir idéntico corte de pelo, así mismo pintaron de negro también los amplificadores y batería, por último y como toque final, todos ellos llevarían un único guante negro.

Pero más radical que su aspecto fue su música, adoptando un estilo totalmente nuevo, original y sobre todo contundente, quedando con ello absolutamente desvinculados del folk.

Rápidamente firmaron contrato con el productor Brian Ross, contrato éste bastante desafortunado como más tarde veremos porque con él vendían, entre otras cosas, la propiedad del nombre de la banda.

En Noviembre de 1966 debutaron con su primer single Talk Talk que supuso un éxito contundente. Se trataba de un intenso tema al que hay que dedicarle una atención especial por tratarse uno de los clásicos de los 60's Punk de todos los tiempos. Cuenta con una batería absolutamente magistral y una guitarra devastadora, todo ello arropado con la voz de Bonniwell, en la línea de un Arthur Lee y concentrado en algo menos de dos minutos. A pesar de ello tan sólo alcanzó el nº 15 en las listas de éxitos.

El primer LP de los Music Machine llamado Turn On fué publicado poco después, en él, además del Talk Talk se recogían otros temas propios como Come On In de una calidad excelente y una textura mucho más densa que el Talk Talk, la maravillosa Trouble, Some Other Drum una exquisita balada que ya nos adelantaba un poco la línea a seguir en el futuro por Bonniwell, y Wrong de corte similar al Talk Talk, pero a destacar por encima de todas ellas un tema de calidad apabullante como fué People In Me donde la voz de Bonniwell juega un papel importante y que junto a Masculine Intuition formarían el que supuso el 2º single de la banda en Enero de 1967.

En cuanto a las versiones, comenzaban con una excelente revisión del Taxman de The Beatles, al que imprimieron su sello personal, a ésta seguía el 96 Tears de los ? & The Mysterians que prácticamente hacía palidecer a la original, así mismo se lanzaban con una versión del Cherry Cherry de Neil Diamond que imprimió al LP un punto de inflexión, y para rematar dos clásicos: See See Rider siguiendo la línea que The Animals ya habían abierto con anterioridad y Hey Joe de Hendrix, con un resultado más que digno.

Hacíamos referencia con anterioridad a los dos características que les diferenciaba como grupo: su sonido original y novedoso, y su aspecto, quizás habría que añadir una tercera característica: su absoluta fobia a ser fotografiados, cosa ésta que en la actualidad dificulta enormemente la tarea de encontrar fotos de la banda, más allá de las dos ó tres típicas.

Tras la publicación del segundo single en 1967 al que antes hacíamos referencia la formación original del grupo comenzó a desintegrarse, no obstante ya vimos que el nombre como tal había pasado a ser propiedad del productor, por ello, y a pesar de que en el que sería tercer single de la banda Doble yellow line / Absolutely Positively seguían figurando como The Music Machine, se duda ya de si por entonces permanecía la formación original en su totalidad en el seno del grupo, lo que si es cierto es que por aquellos días los miembros originales de la banda: Rhodes, Edgar y Olsen comenzaron ya a trabajar en otros proyectos, proyectos como por ejemplo el grupo Millenium, junto a Curt Boecher, con el que sólo publicaron un LP en el 68 llamado Begin para el sello Columbia, posteriormente formaron Sagittarius antes de tomar caminos diferentes.

El 1967 apareció el 2º LP de Music Machine ya con el nombre de Bonniwell's Music Machine, de la formación original solo permanecía Bonniwell, acompañado de Joe Bludd (guitarra), Fred Thomas (bajo), Mckinley (teclados) y Jerry Thomas (bateria).

En este segundo LP se recogía mucho del material grabado para la Warner, tanto temas grabados con la formación original, como otros ya con la nueva, con lo que el tono del álbum es bastante desigual, aun así hay temas excelentes como Botton of the Soul, Talk Me Down o The Trap, todavía representantes del mas genuino sonido Music Machine.

Posteriormente el grupo se disolvió y no sería hasta 1969 cuando Bonniwell retoma su carrera musical sacando un LP en solitario llamado Close, más tarde y ya en los 80, lideraría un grupo de rock cristiano llamado Heaven Sent, así mismo Olsen trabajaría también como productor de grupos como Fleetwood Mac o Grateful Dead.

En 1984 se publicó The Best of Music Machine con las caras B de los singles Talk Talk y People In Me, así como también los mejores temas de su primer LP.

En 1995 bajo el sello Sundazed apareció Beyond the Garage que en realidad lo que hace es recopilar el segundo LP de la banda en su totalidad. Así mismo en 1991 se reeditó el Turn On con el mismo contenido que el LP original bajo el titulo Turns You On.

En 1999 salió al mercado Turn On: The Best of Music Machine, que contenía las 12 canciones del original Turn On más las dos caras del tercer y cuarto single: Double Yellow Line" / "Absolutely Positively y I've Loved You / The Eagle Never Hunts the Fly.

Finalmente en el año 2000 apareció a la venta Ignition, un álbum con rarezas del grupo, como Point of No Return, absolutamente innovadora para la época con mezcla de folk-rock y guitarra ácida, Citizen Fear, un tema oscuro y depresivo y la maravillosa This Should Make You Happy, un tema de garage-beat optimista y saltarín.

Decir por ultimo de esta fantástico grupo que, como viene siendo habitual en estos últimos tiempos entre las bandas míticas de los 60, se reunieron a finales del año pasado para actuar en directo por Europa en un pequeño tour, donde visitaron, entre otros países, España (Wild Weekend V) con una excelente acogida tanto por el público como por la critica.

Canciones Recomendadas: Talk Talk / People In Me / Absolutely Positively / Some Other Drum / This Should Make You Happy / Double Yellow Line / Come On In / Wrong.